Bulimia y la salud dental

Cuando un paciente llega a nuestra consulta por el motivo que fuese, un dolor dental,querer hacerse un blanqueamiento,una estética dental,etc, estamos en la obligación de hacerles una historia clínica y odontograma que nos permita trabajar de una forma segura para nosotros y para el paciente.

Los dentistas somos profesionales de la salud estamos en la obligación de solicitar datos al paciente ya que es muy probable que lo mediquemos o inyectemos soluciones. Es muy importante saber sus antecedentes de alergias, de reacción a la anestesia,si hay alguna enfermedad sistémica o algún tipo de desorden que pueda generar un riesgo para el paciente y que pueda interferir con el éxito de nuestro trabajo.

Uno de estos desórdenes que pueden presentar signos en los dientes es la bulimia, que es el desorden alimenticio de inducirse al vómito. Esta enfermedad causa un serio daño sobre el esmalte dental, erosionándolo, sobre todo a nivel cervical (pegado a la encía) debido a que el constante contacto de los ácidos gástricos con el esmalte ocasiona su debilitamiento e incluso perdida, dependiendo de la severidad de la bulimia.Las consecuencias son sensibilidad al frío y caliente y alteración de la estética entre otras.

Muchas veces por verguenza del paciente afectado este guarda el secreto y no lo cuenta, lo cual es un error,nuestra ética profesional y los datos que apuntamos en la historia clínica son de carácter confidencial y quedarán ahí solo para un buen diagnóstico,pronóstico y plan de tratamiento adecuado.

Es por eso también muy importante el hecho de hacer un correcto diagnóstico en el que nuestra visión sea amplia para poder ver signos que nos permitan actuar de una forma adecuada, sobre todo porque muchas veces estas enfermedades están presentes en pacientes muy jóvenes que lo ocultan a sus padres y al ser detectada a tiempo la solución puede ser mucho más sencilla.